Ruptura amorosa: A quién le cuesta más volver?

No es ningún secreto que las mujeres son más emocionales que los hombres, y por lo tanto tardan más en recuperarse ante una ruptura amorosa.  Los hombre sin embargo, o al menos en su mayoría, tratan de recuperarse lo antes posible, aunque no siempre se reponen por completo.

Según estudio llevado a cabo este año por parte de la Universidad Binghamton de Nueva York, en conjunto con la Universidad de Londres, se analizaron varios casos de rupturas con sus respectivas reacciones en ambos sexos, y resulta curioso que los hombres busquen ciertas ayudas para recuperar a su ex, como el bestseller de internet: Volver con ella, sin embargo a las mujeres les duele más, pero terminan asumiéndolo mejor que los hombres.

Además de estos resultados, una revista que se especializa en las reacciones emocionales, llamada: La ciencia del comportamiento, indique son las mujeres las que resultan más perjudicadas, tanto emocionalmente, como físicamente, después de una ruptura.

Sin embargo, son ellas las que en un largo plazo resultan más fuertes emocionalmente, y se terminan recuperando.  Esto explica por qué los hombres tienden tanto a querer volver a la relación después de dejarlo.

En esta misma línea, la mayoría de los estudios afirman que son los hombres los que no terminan de recuperarse del todo, sino que simplemente siguen adelante sin llegar a asumirlo del todo.

Según el departamento de investigación de la Universidad de Binghamton, se explica, a través de su líder Craig Morris, que existe una explicación biológica para este suceso, y es que las mujeres han evolucionado más que los hombres para invertir sus esfuerzos en una relación amorosa.

Explicaciones desde un punto de vista evolutivo

Esta inversión biológica que realiza la mujer, en un aspectivo evolutivo, es la que las hace mucho más selectivas en sus parejas que los hombres.  Al ser más selectivas, les duele más.  Sin embargo, los hombres no suelen ser tan selectivo a lahora de elegir.  Son más básicos en sus aspiraciones.

La evolución por el lado de los hombres, se da en una especie de competencia por llevarse la mayor cantidad de atención por parte de las mujeres, por eso en principio no les suele doler tanto, aunque a largo plazo sí.

Desde un punto de vista primitivo, al hombre le cuesta más asumir su pérdida, por eso inicialmente no le afecta mucho, pero cuando va pasando el tiempo se da cuenta que tiene que volver a competir para volver a llamar la atención de otras féminas, y eso suele parecerle a veces desgastante, y puede que no tenga el mismo éxito, esto suele generar un poco de desconfianza, y temor.

Según Morris, La reacción que suelen tener los hombres ante una ruptura suele ser un poco más autodestructiva que las mujeres, y les duele más regresar.  Puede ser un proceso un poco largo, pero finalmente logran salir a adelante con otra pareja, en una relación en la que suelen intentar mejorar.

El dolor de las mujeres es muy a corto plazo, y la investigación a la que hacemos alusión se realizó a cerca de 6000 parejas, de distintas edades, países, y niveles socio económicos.  A estas parejas que lo habían dejado, se les preguntó como estaba afectando la ruptura a a sus vidas, y qué respuestas emocionales o físicas estaban experimentando.

Estas respuestas, tanto físicas como emocionales, se evaluaron en una escala del uno al diez.  En el corto plazo ambos sexos experimentaron respuestas físicas muy parecidas, entre las que destacaron el insomnio como el factor más destacable.  Mientras que las respuestas emocionales fueron muy variadas, siendo el valor más repetido, la ira.

La mayoría de las rupturas se produjeron antes de los 30 años, y las mujeres reportaron muchos más daños psicológicos que los hombres en los primeros meses, incluso rozando casos de depresión y ansiedad graves.  Mientras que los hombres en su mayoría reportaron pérdida de concentración.

Entender estos efectos, según el investigador, ayudará mucho a dar un apoyo psicológico fundamentado para superar la ruptura en una relación, de manera que se reduzcan los efectos psicológicos negativos.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *